Maia es un centro de psicología infantil y también es una forma de estar en el mundo con los “peques”. Es conocerlos con todo y quererlos. Guiarlos y acompañarlos, respetando el ritmo de sus pasos. Es mirar a su lado y a ver a sus mamás y a sus papás, imprescindibles e importantísimos en el caminar de sus hijos e hijas. Es conocer la senda que ellos traen andada y honrarla.

Mi misión es que los “peques” crezcan siendo conscientes de ellos mismos, yendo hacia donde quieran y hacia donde se sientan que deben ir y se conviertan en unos adultos emocionalmente sanos y felices.

Para llegar a este fin, Maia se sujeta en una serie de valores, pilares del centro y de la persona que lo abandera.

  • Respeto:
    • Hacia la infancia y sus características generales y hacia los niños y niñas y sus características individuales.
    • Hacia las familias y su forma de estar y vivir, sus heridas e historias y su voluntad de aprendizaje y mejora.
  • Humildad:
    • La profesionalidad, formación y experiencia son un grado, al igual que la escucha activa del otro y de aquello que nos puede aportar como ser humano.
  • Empatía:
    • Hacia las emociones, pensamientos y sensaciones de las personas que vienen al centro.

 

Y sobretodo, Maia es amor, es conectar, es VINCULARSE