Respeto a las familias

Dentro de tres días retomamos los talleres para madres, padres y educadores. Aunque el taller está montado, listo y revisado, me encuentro rodeada de libros,  apuntes y cuatro pestañas del navegador abiertas.

El sábado vine de mi formación en Umayquipa y como cada fin de semana, durante el año de aprendizaje que está durando este máster,  el maestro Jose Luís Gonzalo Marrodán, nos trajo su forma de trabajar en terapia con las familias. Con él han sido siete puntos de vista, de siete maravillosas profesionales.

La formación es importantísima, aunque después de todo este recorrido, hoy , con todos los materiales y técnicas delante he sido plenamente consciente de algo que creo es necesario vivir y pasar y que cada uno de los terapeutas y psicólogos nos han contando a modo de experiencia y anécdota y que por supuesto, TODOS tienen en común: EL RESPETO, ACOGIMIENTO, COMPASIÓN Y COMPRENSIÓN DE MADRES Y PADRES.

Desde el principio, desde que inicié el proyecto Maia, siempre he hablado del RESPETO A LA INFANCIA. Es el valor principal, la viga que sujeta este proyecto, la luz que lo hizo nacer. Sin embargo y a pesar de que la primera de las actuaciones va dirigida de manera DIRECTA a padres, madres y educadores, nunca los había hecho “protagonistas”. ¡CON LO IMPORTANTES QUE SON!.

Aunque no soy mamá, he tenido la inmensa suerte de hacer “trabajo de campo” y he podido sentarme con excelentes  profesionales que me decían “haz esto” o “haz lo otro”.  Y sí, he pensado: “claro, tú me dices que haga y haga y luego te vas y me quedo aquí con ellos y las cosas no son tan sencillas.”  ¡Y claro que no eran sencillas!. Solo cuando comencé a revisar mi infancia y la forma en la que la había vivido, pude llegar a conectar con los peques y aunque siguió sin ser sencillo (educar respetuosamente no es tarea fácil), la relación y el clima de la casa mejoró sobresalientemente.

Las vivencias de madres y padres, el tipo de crianza que recibieron, cómo ellos la vivieron SON CRUCIALES en cómo verán la infancia de sus hijos. La forma en la que ellos crearon lazos con sus padres, estará íntimamente relacionada en cómo los crearán con sus hijos.  Ninguna madre o  padre sabe cómo ejercer su nuevo “trabajo” cuando su hija o hijo viene al mundo. Nadie puede decirles cómo tiene que hacer, qué tipo de padre o madre tiene que ser, qué es lo mejor para SU HIJO  o HIJA y por supuesto para ÉL.  Sólo ellos podrán descubrirlo y elegir.

Por este motivo, este valor que ha hecho nacer un proyecto tan bonito, hoy se hace presente, consciente y  sale afuera:

  • TODO MI RESPETO A MADRES Y PADRES, a su vida, sus heridas, sus procesos y su elección a la hora de acompañar las vidas de sus hijas e hijos.
  • TODO MI RESPETO A SU ESFUERZO, por hacerlo lo mejor que pueden.
  • TODO MI RESPETO A SU BÚSQUEDA , por encontrar alternativas a aquello que no les gusta.
  • TODO MI RESPETO Y ADMIRACIÓN POR SU VALENTÍA, a la hora de revisar y mirar su historia familiar.

 

Un abrazo enorme a todas y todos.