Viva la vida, viva el amor

Siempre fui muy de adaptarme a lo que había, a lo que la vida me traía. Aunque en algunas ocasiones esta característica no me haya ayudado mucho, la honro y la quiero por las “otras veces”, esas en las que me permitió VIVIR.  Hay una emoción muy enganchada a lo vivo. Esta emoción nos permite salir adelante,  enfrentar miedos, relacionarnos con los demás y hacernos latir. Por supuesto, hablo del AMOR.

Voy a adaptar el AMOR a este mes de febrero, aprovechando la onomástica de San Valentín y todo lo que se ha movido comercialmente en torno a esta celebración del amor.

Me ha costado mucho que me asiente la idea de que el amor se celebra TODOS LOS DÍAS y sobretodo me ha costado mucho mucho muchísimo llegar a entender y sentir, el AMOR INCONDICIONAL.

Creo firmemente, que el AMOR INCONDICIONAL lo da una madre o un padre a su hijo o hija y que debe ser dificilísimo, que esté siempre. (madre y padre se es para toda la vida).

También pienso que es crucial para la vida de la niña o niño, que sientan que sus padres lo aman a pesar de todo.

Que bien nos lo vamos a pasar, ¡AMORES MÍOS!, hablando de AMOR.

46489_heart-valentines-day-love-cute-kawaii